EL MILAGRO MÁS GRANDE ES LA RESURRECCIÓN DE JESÚS

Objetivo: Mostrar que Jesucristo vive hoy, y ni su obra ni su persona son cosas del pasado, sino total y completamente actuales.

 Texto de oro: Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último; y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Apocalipsis 1:17-18ª

 Introducción

¿Por qué afirmamos que el milagro más grande registrado en la Biblia es la resurrección de Jesucristo? Es cierto que la Escritura narra milagros muy grandiosos, de fama son, por ejemplo: Dios abrió el Mar Rojo para que su pueblo pasara en seco. Anunció el nacimiento de Jesús con una estrella espectacular. Entrego los Diez mandamientos en dos tablas escritas por su dedo. Pero estos milagros son asuntos pasados que ayudaron en su momento a mucha gente. Sin embargo la resurrección del Señor es un milagro vigente, actual, que ha ayudado a muchos y que sigue guiando a muchos a la vida verdadera.

 Las pruebas indubitables. Hechos 1:3

Los Evangelios narran la historia de la resurrección de la siguiente forma: un domingo, el primer día de la semana, muy de mañana, siendo aún oscuro, un grupo de mujeres se dirigió a la tumba del Señor con la finalidad de preparar su cuerpo como era la costumbre judía para su reposo en el sepulcro; pero al llegar encontraron la piedra removida y la tumba vacía, fue entonces que se les dio el anuncio más glorioso de la historia: No está aquí, ha resucitado (Lucas 24:1-12). Muchos fueron testigos de esa resurrección viendo al Maestro vivo en diversas manifestaciones. Pablo hace un recuento de ello en 1ª Corintios 15:3-8. Las primeras predicaciones mencionan el hecho como centro del mensaje, por ejemplo Pedro en Hechos 2:32 y 3:13-15 y Juan en Apocalipsis 1:17-18. Son testimonios de hombres fieles y justos, no tenemos que dudar de ellos, no seamos como Tomas que pidió una prueba de esa resurrección, sino creamos por fe lo que la Palabra de Dios afirma.

 El poder de su resurrección. Juan 11:25-26; Lucas 24:5-6

Saber que Jesucristo vive nos ayuda a ver las cosas de una manera diferente. Muchas veces actuamos y hablamos de él como si estuviera muerto. No tenemos conciencia de que él vive hoy. Si la tuviéramos sabríamos que no podemos escondernos de él, que él nos ve y conoce nuestros actos. Pero también seríamos conscientes de la realidad de sus promesas y advertencias. Su promesa de vida eterna, por ejemplo, nos llenaría de esperanza de morar con él y nos daría la confianza de actuar siempre por la verdad y la justicia, sin traicionarlas por el miedo de morir. Porque él vive, nosotros también viviremos (Juan 14:19).

Encontrarnos con el Jesucristo vivo. Hechos 9:1-8; 26:9-18

Pablo era un hombre que perseguía a los seguidores de Jesús y los obligaba a blasfemar. Todo porque era un judío celoso de su religión y sus tradiciones. Un día se dirigía a la ciudad de Damasco para buscar en ella cristianos que tomar presos, pero antes de llegar, de repente, le rodeo una luz resplandeciente, mucho más brillante que el sol a medio día y cayo de su cabalgadura, entonces escuchó una voz que desde el cielo le decía “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?” Saulo, que también es Pablo preguntó ¿Quién eres Señor? Y la voz le contestó “Soy Jesús, a quien tú persigues”. Este encuentro con el Cristo resucitado, con el Jesucristo vivo, cambió drásticamente la vida de Pablo quien dejó de perseguir a los cristianos y se convirtió en el más entusiasta predicador del Evangelio. Pero sólo es un ejemplo de lo que el Señor hace. De hecho él ha seguido actuando a lo largo de la historia en millones de vidas que han sido transformadas por él. Todo depende de este encuentro. Un día nosotros también tuvimos ese encuentro con el Dios vivo e igualmente nuestra vida cambió. Invitamos a todos a buscar al Señor, no es difícil, solo tenemos que invocar su nombre, pedirle en oración que entre a nuestro corazón y nos haga nuevas personas. Porque él vive, él nos oye y nos responde. Amén

2 pensamientos en “EL MILAGRO MÁS GRANDE ES LA RESURRECCIÓN DE JESÚS

  1. En verdad es el milagro mas grande que todo mortal a escuchado y vivido pues devido a ese milagro hoy yo estoy aqui con ustedes y tengo la dicha de poder decir “Eternamente Agradecido con Dios” Que nuestra Fe y Confianza en Dios cresca y sea tan inmensa como la Grandeza de Jesucristo Nuestro Señor” Amen.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s